Operación Rebeca

(o un soplo de aire fresco en medio de tanta locura)

Aunque el título podría encajar a la perfección con el de una trama de espionaje, o una operación antidroga, o incluso la estrategia para cortejar a una moza de semejante nombre, nada más lejos de todo lo anterior.

Rebeca es el nombre de una vaca que se ha hecho famosa – palabrita de Dios-, porque, al estilo de las famosas Thelma &Louise, escurridizas protagonistas de la película dirigida por Ridley Scott, esta, la vaca, Rebeca, junto a otra compañera de nombre desconocido – se ve que pasaba de la fama y no dio su nombre – se dieron a la fuga del camión que las transportaba cuando iban a participar en los festejos de la castellonense localidad de Burriana.

La susodicha Thelma, digo Rebeca, digo la vaca, lleva para tres semanas huyendo, cual prófugo habilidoso, de las fuerzas y personal vario que andan tras de ella. Bomberos, policía local, voluntarios de emergencias de la Comunidad valenciana...Que nada, que no aparece. Hasta un dron están utilizando para su captura. Que no falten los últimos avances tecnológicos para su localización y posterior detención.

O la vaca Rebeca es la nueva pareja de Bond, James Bond, o los que la están buscando no se están tomando esto demasiado en serio. O sí se lo toman en serio pero es que no hay manera, oigan.

Circulan rumores de todo tipo. Él último es que se ha unido a los independentistas catalanes y está concentrando una buena cantidad de compañeras, vacas todas ellas,  para organizar una especie de estampida que ponga aún más nervioso al gobierno, y de paso a todos nosotros.

Rebeca se está haciendo famosa por días. Pronto, a falta de noticias más frescas – lo del referéndum de Cataluña ya nos tiene hasta las mismísimas narices- se comenzarán a ver multitud de reporteros y periodistas, nacionales y extranjeros, para intentar captar imágenes de la huida de Rebeca. Dicen que cambia de aspecto como los grandes espías, y que lo mismo va vestida de payés, como de elegante modelo de pasarela. Como lo cuento.

Ahora que están de modas los desfiles con tallas grandes, ha aprovechado el tirón y se comenta que se está forrando. Según cuentan – no me hagan mucho caso – Lagarfield y Carolina Herrera andan tras su pista para ficharla. Pronto la veremos de pareja con cualquier famoso recién separado. Las quinielas apuntan a Jhonny Deep, pero yo me inclino más por lo patrio y la veo emparejada con David Bisbal. Al tiempo.

De momento ahí continúa Rebeca, refrescando un poquito el ambiente informativo. Que buena falta nos hace a todos.

Ver comentarios

Lee los últimos artículos directamente en tu email.