“Spain is different”, no, es más que eso

Se inauguraba la década de los sesenta del siglo pasado, y surgió ese famoso eslogan que a la larga se ha mantenido durante décadas: Spain is different. Y la evolución en turismo ha continuado su marcha ascendente hasta llegar al momento histórico del pasado año, 2017, con 82 millones de turistas visitando nuestro país, superando por primera vez a los Estados Unidos, y quedando en el segundo lugar del ranking mundial, solo detrás de nuestros vecinos franceses, y no sé qué pasaría si ellos no contasen con el parque  Disney en Paris. Casi nada lo nuestro.

Y ¿por qué seguimos siendo diferentes? Bueno, está claro que no se debe a una única razón ya que, a bote pronto, se me ocurren varias de peso: diversidad cultural, clima, gastronomía, tradición, patrimonio, y así podría estar un ratito.  Pero hay un dato que creo que es especialmente revelador: los bares. Sí, los bares.

En España tenemos más bares que sumando los que existen en Alemania, Francia e Italia juntos: 85.000. Toma ya. Y si sumamos además restaurantes y locales de ocio donde también se sirven bebidas llegamos a los ¡260.000!, más que todos los Estados Unidos juntos. Tela del telar.

¡Claro que somos diferentes! Nos gusta vivir en la calle y eso se sabe en el resto del planeta. Nuestro horario es de 24 horas continuadas de oportunidades de ocio, y eso se valora. Mi amigo Joaquín, que tiene mucho arte, cuando menos me lo espero me dice aquello de “llévame a un bar que estoy muy malo”.

Por desgracia, no todos los datos son tan buenos en otros apartados, ya que sumando, por ejemplo, librerías y bibliotecas, no superamos las… 12.000. La verdad es que la proporción es para sacarnos los colores. Bueno, ese es otro tema que no toca ahora, pero sobre el que prometo volver, que así nos luce el pelo.

Ahora estamos con lo que estamos. Camarero, lléneme la caña por favor, que ya he terminado el artículo. España que es diferente.

Ver comentarios

Lee los últimos artículos directamente en tu email.